Municipios

El maíz de nuestra tierra: Maíz Criollo con Sabor a México; producido en San Juan Ixtenco

  • “Invitamos a que conozcan nuestros productos y a que consuman maíces nativos, tratamos de que sean lo más naturalmente posible”

  • El tianguis orgánico se instala en el complejo de la Hacienda Soltepec, Huamantla, sábados y domingos de 10:00 a 17:00 hrs.

 

Oriundo del municipio de Ixtenco, Tlaxcala, Simón Angoa, destacado productor de maíz orgánico de diversas variedades de maíces criollos o nativos, comercializa productos derivados como tostadas, harinas para atole, pinole y granos de maíz en el Tianguis Orgánico de la ex Hacienda Soltepec los días sábado y domingo, junto con otros productores y artesanos de diversos productos.

“Maíz de Nuestra Tierra” es una microempresa que produce frijol, calabaza, semillas y granos para tortillería, destacando que los procesos son con manejos agroecológicos, sin herbicidas ni insecticidas y sobre todo sin fertilizante químico, ni con prácticas de aspersión de herbicidas, que por ello se han perdido muchas de las hierbas medicinales, las cuales don Simón Angoa y familia intentan recuperar al no usar más químicos.
El productor explicó que los sembradíos están en San Juan Ixtenco, el último reducto Otomí en el estado de Tlaxcala, a una altura de 2 mil 870 metros sobre el nivel del mar, con una duración del ciclo de siembre y cosecha de 6 a 7 meses.

Las variedades mostradas son: maíz rosa o Xocoyul; Maíz Sangre de Cristo o Gatito; también se tiene la variedad denominada Multicolor o Confeti, de cuyas mazorcas se produce una importante de cerveza artesanal; también está el Maíz Rojo; el Maíz Ajo o Tunicado; igualmente producen el Maíz Canela o Dorado.
Una especial mención merece el Maíz Cacahuazenle o el Maíz de Cola Colorada, que es una variedad tradicional propia de Ixtenco con el cual se elabora el atole morado, bebida ancestral u ritual, siendo un maíz casi negro para un atole que se ha preservado a través de generaciones, y que, por cierto, acaba de ganar al primer lugar del concurso gastronómico “A que sable la patria”.

Los productores también mencionan que comercializan tostadas derivadas del maíz, rosa, rojo y negro, polvos para elaborar atole de maíz de color rosa, azul y cacahuazentle.

El Señor Angoa dijo que una de las maravillas de estos tipos de maíz es que en temporada de elotes (junio-agosto) se puede degustar elotes multicolores, e indicó que se pueden apreciar las fotografías de todas estas variedades a través de redes sociales buscando “A que sabe mi tierra” o se pueden adquirir al teléfono 247 109 26 06.

“El abuelo de todas las variedades, de todos y cada uno de los maíces es el Teocintle, ¡tiene 10 mil años de existencia!, para mayor información pueden contactarnos, o bien podemos llevarlos a un tour en campo, para todos aquellos que quieran adentrarse y platicar a fondo sobre este tema, porque se ve simplemente el maíz, pero tiene mucha historia y su sabor es peculiar”, declaró.

Respecto a los valores nutricionales, Don Simón comenta que son altos, consumir atole de estos maíces orgánicos beneficia a la flora intestinal, además de contener antioxidantes que ayudan a eliminar los radicales libres y previene el envejecimiento, ya que se consumen también harinas naturales.

Finalmente el productor Yumhu, dio información que se debe reconocer en nuestros maíces nativos o criollos, ya que tienden a ser muy sufridores, puesto que en las independientemente de las condiciones de como los siembren, siempre les darán buen rendimiento, a diferencia de los híbridos que sólo el primer año dan un excelente rendimiento, además de que no son buenos para la salud, ya que están genéticamente modificados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button